Muffins de arándanos y frambuesas para el desayuno

Muffins de arándanos y frambuesas para el desayuno

Si te pierden las frutas del bosque... Date un capricho y añade estos soberbios muffins a tu menú matutino.

Ingredientes
  • 74 g de mantequilla sin sal
  • 250 g de harina
  • ½ cucharadita de bicarbonato
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 80 g de azúcar en polvo
  • Una pizca de sal
  • 300 ml de leche
  • 1 huevo
  • 100 g de arándanos
  • 100 g de frambuesas

Receta de glaseado que convertirá tus muffins de arándanos y frambuesas en un postre:

  • 160 g de azúcar glas
  • 140 g de mantequilla sin sal
  • 50 g de arándanos
  • 10 g de azúcar en polvo

Preparación (12 unidades)

  1. Precalienta el horno a 200 ˚C.
  2. Derrite la mantequilla al baño maría y retírala del fuego para que se atempere.
  3. Coloca los ingredientes secos en un cuenco. (Truco estrella: No tamices los ingredientes secos y así conseguirás una textura más esponjosa)
  4. Mezcla la mantequilla, los huevos y la leche en otro cuenco y añade toda esta mezcla a los ingredientes secos. No batas demasiado, cuantos más grumos haya en la mezcla, más esponjosos te saldrán los muffins.
  5. Añade con cuidado los arándanos y las frambuesas a la mezcla y llena los 12 moldes con una cuchara. Hornea durante 20 minutos o hasta que hayan subido completamente y estén tostados.
  6. Déjalos enfriar sobre una rejilla.

 

Preparación del glaseado:

  1. Para conseguir un colorante natural de arándanos para el glaseado, pon en un cazo los arándanos y el azúcar junto con 2 cucharadas soperas de agua y calienta suavemente hasta que se disuelva el azúcar. Tardarás aproximadamente 5 minutos. La mezcla empezará a burbujear un poco y los arándanos se harán visibles. Retira el cazo del fuego y pasa la mezcla por el colador para obtener un líquido de color llamativo. Deja enfriar el colorante. Descarta los restos de arándanos que hayan quedado en el colador.
  2. Con la batidora, mezcla el azúcar glas y la mantequilla hasta obtener una mezcla homogénea y brillante.
  3. Incorpora con cuidado el colorante al glaseado. La cantidad dependerá de tus gustos personales.
  4. Pon el glaseado en una manga pastelera con la boquilla redonda y decora los muffins dibujando espirales.